Por fin Iñigo Leónidas Errejón se encara a Iglesias ante los medios


Critica la “premura injustificada” de la consulta de Iglesias sobre las reglas de Vistalegre y su poca “flexibilidad”

Al parecer, el beso del otro día no fue más que un rito leninista, en la URSS los hombres del mismo bando se besaban igual, con el mismo gesto y veneno.

El secretario Político de Podemos, Íñigo Errejón, ha presentado este viernes junto a sus más estrechos colaboradores el proyecto ‘Recuperar la ilusión’ con el que defenderán, en la segunda Asamblea Ciudadana Estatal de Vistalegre, la necesidad de construir un partido más “democrático”, “integrador” y “descentralizado”, en el que se garantice “el derecho al disenso”, y que huya de “fórmulas del pasado” como la que defiende, a su juicio, el secretario general, Pablo Iglesias, para organizar el congreso.

“No podemos dar una respuesta anterior para nuevos retos. No podemos quedarnos en el inmovilismo ni dar pasos atrás, sino hacia adelante”, ha reivindicado Errejón en la rueda de prensa en la que también han intervenido el secretario de Relaciones Internacionales, Pablo Bustinduy; la de Coordinación Ejecutiva, Àngela Ballester; la de Acción Institucional, Auxiliadora Honorato; y la responsable de Igualdad, Clara Serra.

division-entre-iglesias-y-errejon

Los dirigentes han expuesto su propuesta sobre las reglas para Vistalegre II que llevarán a la consulta que celebra el partido morado entre este domingo y el martes, pero también han aprovechado para esbozar las líneas políticas que defenderán en ese congreso, en el que jubilarán la “máquina de guerra electoral” que diseñaron en la asamblea fundacional de hace dos años y construirán el Podemos para la nueva etapa.

Por ello, todos han defendido que si bien en aquel momento, cuando tenían por delante varias citas electorales que afrontar, desarrollaron un modelo de organización de “concentración del poder” para acelerar la toma de decisiones, los retos que tienen ahora obligan a construir una formación “democrática”, “feminizada”, “descentralizada” territorialmente, que deje atrás “la lógica del reto”, y que trabaje “desde el respeto a la diversidad.

“En realidad es lo mismo que queremos hacia fuera”, ha resumido Errejón, que también ha señalado que, por este motivo, consideran que la propuesta de Iglesias para las reglas del congreso que ha diseñado el secretario de Organización es “continuista” con esa primera asamblea, e incluso supone “repetir algunas de las fórmulas del pasado e involucionar”, porque establece un “sistema mayoritario” de votación.

En este punto, Errejón ha aprovechado para afear al equipo del secretario general que no hayan mostrado “demasiada flexibilidad a la hora de intentar llegar acuerdos”, después de que este jueves finalizara sin acuerdo la reunión que mantuvieron estos dos equipos junto al de los anticapitalistas.

También ha criticado los plazos que se han establecido para debatir sobre las reglas de Vistalegre II, a raíz de que Iglesias decidiera convocar la consulta sobre este asunto, porque, a su juicio, no se ha dado tiempo suficiente para diseñar y discutir propuestas. “Si hay más tiempo para discutir hay más posibilidades de encontrar lo que nos une en cosas que son tan importantes”, ha afirmado Errejón.

Así, ha asegurado que el problema de los plazos no está tanto en la fecha prevista de la asamblea –el fin de semana de 11 y 12 de febrero–, sino en la “premura no justificada” de la consulta, “que obligaba a toda la organización a presentar propuestas, como si alguien no tuviera demasiado interés en que no se pueda llegar a acuerdos”.

“Nos merecemos un debate sosegado”, ha reclamado cuando ha aprovechado para defender la propuesta de su equipo de que el debate sobre la nueva estrategia política y el modelo organizativo a adoptar se separe en el tiempo del de las candidaturas para integrar la nueva dirección.

RECHAZA “REEDITAR VIEJOS ESPACIOS POLÍTICOS”
Aún así, en su equipo han asumido que, llegados a este punto, son los militantes los que tienen en sus manos, en la consulta que arranca el domingo, decidir sobre si quieren “avanzar hacia más proporcionalidad y más democracia”, o si se quedan “en fórmulas del pasado”, propias de “partidos tradicionales”.

“Tenemos que ser capaces de decirles a los que están, a los imprescindibles, pero también a los que faltan, que Podemos no se mira el ombligo, que mira hacia afuera, porque nosotros no queremos reeditar viejos espacios políticos. Queremos construir una mayoría social nueva”, ha enfatizado.

En este sentido, ha defendido que la segunda Asamblea Estatal debe ser un “hito” en el que sean capaces de demostrar al país que están en condiciones de “gobernar” y de construir “una organización madura, proporcional, descentralizada y feminista”.

“NECESITAMOS REBAJAR LA TESTOSTERONA”
En este último aspecto se ha centrado la responsable de Igualdad durante su intervención. Clara Serra ha pedido “decir adiós” al Podemos de Vistalegre I y a su “cultura del todo o nada, de conmigo o contra mí, de la competición”, es decir, a una “lógica masculina”. “Necesitamos una cultura de cuidar los consensos pero también los disensos. Necesitamos derecho al disenso y rebajar la testosterona”, ha reclamado.

“Aunque Vistalegre nos condujo a muchos logros, también supuso muchos costes y uno de esos costes fue para la igualdad y para las mujeres. Necesitamos más mujeres no sólo en número sino también por una cuestión de cultura política”, ha remachado.

Y saliéndonos del hilo del artículo porque nos apetece, decimos que esperamos no ver más esta imagen:

Recobrando la cordura, seguimos…

En esta misma línea, el secretario de Relaciones Internacionales ha defendido que es momento de hacer “autocrítica”. “Nos toca todos, no sólo a esta candidatura, sino a todos los que forman parte de Podemos. Tenemos que hacer un proceso colectivo de autocrítica de cuáles son las cosas que han funcionado bien y las que no han funcionado tan bien”, ha enfatizado.

Una de las cosas a mejorar es, precisamente, ese sistema de votación que permitía una lógica “del todo o nada” y que, según Bustinduy, no queda del todo derogado con la propuesta de Iglesias y Echenique. “Es mantener una línea continuista del sistema mayoritario por el que optamos en Vistalegre”, ha apuntado.

Por su parte, las dirigentes Àngela Ballester y Auxiliadora Honorato han hecho hincapié en la necesidad de ahondar en la descentralización de la organización. “Los que no somos del centro del país sabemos que se han tomado muchas decisiones que no se adaptan a las realidades de otros territorios”, ha asegurado Ballester, que es valenciana.

Para conseguirlo, en su propuesta defienden que la mitad de la nueva dirección sean representantes de los territorios –los 17 líderes autonómicos y otros 40 miembros elegidos directamente en cada región–. “Ponemos encima de la mesa la apuesta más ambiciosa para territorializar”, ha asegurado Honorato. “Esto tiene reflejo en cómo queremos que se haga Vistalegre, que primero haya debate en los territorios y no se centre sólo en Madrid. Por eso es importante separar los debates”, ha apostillado la dirigente andaluza.