El arzobispo de Toledo lamenta que los paganos y ateos celebren la Navidad y se cojan vacaciones

El arzobispo de Toledo lamenta que los paganos y ateos celebren la Navidad y se cojan vacaciones

El arzobispo de Toledo lamenta que en cada Navidad aparezca “la ambigüedad, la tergiversación y la ignorancia”

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha afirmado que “un año tras otro, la ambigüedad y las ideas pocos claras, la tergiversación y, por qué no decirlo, la ignorancia”, aparecen en la fiesta de Navidad, cuando se instala el alumbrado de calles, plazas y árboles “sin indicación alguna” de qué se celebra.

Así se ha pronunciado Rodríguez en un artículo de opinión sobre unas fechas que espera estén siendo “entrañables” y que critica que sirvan también para realizar una “profusión de ofertas de regalos que no se sabe si traen Papa Noel, Santa Claus o los Reyes Magos” y que provocan que, “con mucha frecuencia, la publicidad masiva hace de estas figuras de Navidad personajes míticos”.

ep arzobispo toledo braulio rodriguez

En este sentido, ha querido precisar que, por ejemplo, “San Nicolás, obispo de Mira –actual Turquía–, está detrás de Papa Navidad o Santa Claus, pues el 6 de diciembre, su memoria litúrgica, se acostumbraba a regalar a los niños chuches y otros dulces porque ya se acercaba la Navidad”.

“Y los –Reyes– Magos sencillamente son unos sabios que ante una estrella observada más brillante llegan de Oriente buscando al Niño que ha nacido, se postran ante él y le dan unos regalos un tanto curiosos: oro, incienso y mirra”, ha descrito Rodríguez, que ha reprendido que “hace ya tiempo que ha surgido otro tipo de ‘celebraciones’, que evitan la iconografía cristiana de belenes o nacimientos, estrella que guía a los Magos”.

Incluso, el arzobispo primado de España ha apostillado que “otras veces, se convierte a estos en personajes camuflados, que aportan magia”, cuestionándose si, a su vez, se hace “engañando a los niños y adultos que se dejan”.

Una acción que, a su juicio, “hacen las concejalías de festejos”, pues la idea que explican es “que toda fe religiosa no puede exhibirse en el espacio público, y sin renunciar a la tradición, la tradición cristiana ha de camuflarse, no sea que se enfaden aquellos intolerantes que juzgan como ofensa que otros expresen claramente su verdad”, ha agregado.

“Y hay más: para aquellos que no creen en nada ni en nadie, estas concejalías piensan que hay que celebrar algo, porque en Navidad no están ‘protegidos’ de los creyentes, que creen y pretenden mostrar su tradiciones en el ámbito público, y la Navidad es de todos”, ha continuado el arzobispo su escrito.

Además, Rodríguez ha manifestado que no le preocupan las fiestas que se producen en estas fechas y que “nada o poco tienen que ver con Navidad, porque por aburrimiento morirán y habrá que idear otras”, y ha remarcado que “pretender una Navidad laica como única forma de hacer efectivo el principio de no confesionalidad del Estado, se aleja de la realidad”.

“Me molestan que autoridades locales las impongan porque ellos no creen en Cristo o entienden la Navidad cristiana como una tradición al lado de otras”, ha apostillado el arzobispo, que ha subrayado que “el nacimiento de Cristo no es una tradición” sino “un hecho histórico narrado, por cierto muy bien, por los evangelistas Mateo y Lucas”.


Ya que has llegado hasta aquí... ¡Síguenos en Twitter!


¡Comparte la Noticia!